Dron lanzallamas, ¿locura o acierto?

 

Así es, has leído bien, un dron lanzallamas. No sabemos muy bien cuál puede ser su utilidad pero lo que sí que es cierto es que la noticia dio mucho que hablar este pasado verano.

 

Lo que comenzó siendo un arma para el ejército de estados unidos ha terminado derivando en una serie de naves o sistemas de control remoto, en muchos casos autónomos, para satisfacer una serie de necesidades que tal vez no estaban resueltas o han visto nuevas alternativas para su consecución.

 

Un aparato que por sus características es capaz de entretener tanto a niños como adultos a la vez que genera ocupación con la creciente cantidad de puestos de trabajos que se ven abocados a solucionar requerimientos específicos. 

 

En la actualidad somos capaces de ver increíbles fotografías hechas con drones, realizar actividades de pesca con drones e incluso utilizar los drones para trabajos en la agricultura. Como hemos podido ver en algunas de las noticias sobre drones de nuestra página, todo esto y mucho más, como competiciones, labores de rastreo y por supuesto funciones recreacionales es lo que nos aportan los drones a estas alturas del siglo XXI. 

 

Resulta curioso entonces que tengamos conocimiento de que hay un aparato que se aleja de todos esos usos y tenga una vertiente más destructiva. Aunque deberíamos ver para qué fines ha sido ideado este tipo de aeronave.

¿Para qué sirve un dron lanzallamas?

Ante la posible incertidumbre que nos puede rondar por la cabeza en cuanto a si un dron lanzallamas puede ser una locura o un acierto, la verdad es que puede que no sea tan descabellado.

 

Lo primero que podemos pensar es que se puede utilizar para quemar rastrojos o luchar contra una creciente proliferación de plagas. Y nada más lejos de la realidad, hemos acertado. La principal funcionalidad de este dron con lanzallamas es la de realizar una práctica muy común, la de realizar incendios controlados y eliminar plagas de insectos como las de las crecientes invasiones de avispas en China atacando sus colmenas. Gracias a su nombre, Throwflame TF-19 Wasp, el cual es sólo un accesorio para acoplar a nuestro dron, hemos podido deducir una de sus funcionalidades.

 

Pero este dron lanzallamas con nombre de avispa puede que nos haya desvelado una de las herramientas que sirvan para apagar fuego. Si este dron, que tiene la capacidad de lanzar fuego pudiese propulsar agua o algún elemento capaz de consumir el oxígeno de los fuegos, tal vez pudiéramos extinguir grandes  incendios en tiempo record

Throwflame TF-19 Wasp

El Throwflame TF-19 Wasp es un accesorio que no llega a los 2 kilos de peso. Tiene un rango de alcance de 7 metros de distancia y puede estar escupiendo llamas por más de minuto y medio. Su precio ronda los 1500 dólares. Soporta sensaciones térmicas extremas, tanto temperaturas muy bajas como altas.

 

Aunque la compañía desarrolladora ha lanzado un pack de accesorio + dron por unos 2600 dólares.

astrid fernandez hemav training

Astrid Fernández

Departamento de Marketing
Hemav Training

Comparte este artículo en tus redes sociales.