Drones de combate, naves letales

No es de extrañar que a estas alturas los drones de combate sean un elemento más que forma parte de los ejércitos nacionales de cada país.

De hecho, los drones que utilizamos hoy en día a modo recreacional o como una herramienta más a la hora de desempeñar nuestro trabajo podríamos decir que son variaciones no letales de los drones empleados para combatir.

¿Qué es un dron de combate?

Un dron de combate es lo que podemos entender como un vehículo aéreo de combate no tripulado. Es conocido en el ámbito donde se emplea como UCAV, Unmanned Combat Air Vehicle en inglés, aunque también se le puede definir como dron o dron de combate debido a su función de uso militar. 

Un dato a destacar es que no hay que confundirlos con otra palabra cuyas siglas son muy similares como es el caso de los UAV (Unmanned Air Vehicle), que se tratan de vehículos aéreos no tripulados. Si que es cierto que se les podría dar un uso militar pero no estrictamente bélico, pues no disponen de la capacidad de llevar armas. 

Los drones de combate, pese a ser vehículos no tripulados, operan bajo un sistema de control en tiempo real por parte del ser humano.

Dones de combate españoles

En nuestro país, también contamos con drones de combate españoles. Es el caso del INTA SIVA, un sistema integrado de vigilancia aérea desarrollado por el instituto nacional de técnica aeroespacial (INTA).

El desarrollo de este sistema autónomo de vuelo se puso en marcha en 1988 con el fin de entregar cuatro dispositivos voladores que no requieran piloto al Ejército de Tierra Español.

Es una realidad que la creación de este tipo de dispositivos está pensada para no exponer a los pilotos a ser cazados y exponerse a posibles derribos. Además de evitar la fatiga en actividades de reconocimiento u observación. En definitiva, salvaguardar las vidas de los pilotos y mejorar el rendimiento en las operaciones. 

Sin embargo, son muchos organismos y personas de distintos países que se han opuesto al desarrollo de estos vehículos aéreos, pues lo que se hace es abaratar el coste de vidas humanas mediante la facilidad de llegar a territorios en conflicto o desplazar cargas explosivas.

Los drones como arma letal

Los drones como arma de guerra se han popularizado mucho, Tanto como naves de espionaje como de control de zonas en guerra. Los ejércitos nacionales de los países tienen muy en cuenta el desarrollo de este tipo de tecnologías y por eso invierten cada vez más en I+D.

Contar con un dron que sobrevuela por puntos conflictivos y recaba información es un valor añadido a tener en cuenta para cualquier ejército.

No obstante, no hay que olvidar que los drones han sido creados como armas en conflictos bélicos. Una herramienta más para sobreponerse a la milicia enemiga con la que los gobiernos cuentan para mantener sus fronteras o intereses a raya y controlar ciertas zonas conflictivas o que pueden suponer puntos calientes en conflictos territoriales.