Los drones en el espacio

 

Si el ser humano ha ido a la luna, ¿por qué no ingeniárselas para tener drones en el espacio exterior?
Hace ya algunos años salió la noticia de que la NASA estaba trabajando en el desarrollo de cierto tipo de drones que pretendía lanzar al espacio, más allá del globo terráqueo.
Tras verse en la necesidad de intentar explorar nuevas zonas de difícil acceso para dispositivos de circulación por vía terrestre, surgió la idea o el proyecto de lanzarse a la aventura con estos dispositivos voladores más allá de nuestros horizontes, esta vez literalmente. No es una novedad que ya se tienen robots rodando y recabando información sobre cómo es la superficie de marte, si hay agua o si pudiera llegar a haber vida. Así que, ¿por qué no disponer de aparatos no tripulados lanzándose al espacio?

Pese a que la NASA no lo esté llamando dron como tal para separarse un poco del concepto de dron que tenemos, es cierto que por tanto su aspecto visual como por el tipo de dispositivo que es se le parece bastante. De todos modos, desde la propia NASA han sido quienes han bautizado al aparato como Extreme Access Flyers algo así como Voladores de Acceso Extremo (podríamos añadirle la palabra dispositivos y quedaría incluso más tecnológico).

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), está trabajando en el desarrollo de distintos modelos para llevar a cabo, en concreto tres.

El desarrollo de los tres modelos en los que están trabajando se basa en un aparato que pueda funcionar por vía terrestre, o aérea según les convenga. Algo parecido a los que ya nos podemos imaginar cuando vemos las noticias. Uno de ellos cuenta con aspecto de dron pero con el doble del tamaño que tiene un dron normal y que está propulsado mediante chorros de gas frío que utilizan oxígeno o vapor de agua que asumirán las tareas de elevación. Una versión mini de este mismo y por último, el tercer modelo, se encontrará dentro de una carcasa que le permita desplazarse rodando y ensamblarse en el suelo a través de una especie de ventosas. Su función principal será la de tomar fotografías y estudiar la superficie terrestre.

La intención de estos dispositivos no es lanzarlos sin más, deben tomar datos de todo aquellos sitios por donde pasen. Planetas con atmósfera, satélites cercanos e incluso asteroides.

El hándicap principal

Sobre el papel, contar con la posibilidad de tener una especie de drones voladores capaces de ir a través del espacio suena genial. Pero debemos tener en cuenta que tanto como sucede con los drones de los que disponemos, su autonomía de vuelo puede llegar a ser bastante limitada.

 

Aunque si que es cierto que dispondrán de un módulo de aterrizaje como base para reponer baterías y propulsores entre vuelos, esta tarea puede ser algo aparatosa. Cabe destacar que habría un contraste muy interesante en cuanto a su autonomía basándonos en según qué entorno se encuentren puesto que para volar sobre marte o la luna dispondrán de minutos de autonomía, en un asteroide, por sus condiciones, podrían estar volando durante horas acorde a las declaraciones del principal investigador de de sistemas robóticos y autonomía de la NASA.

Otro problema al que se tendrán que enfrentar será al control del mismo y cómo lo hacen para dirigirlo sobre el espacio correcto. Tarea nada fácil por el tipo de dispositivo que es y la velocidad a la que puede ser capaz

drones en el espacio

Otros usos para estos drones espaciales

Esta noticia que saltó hace tiempo nos trae a la mente la idea de que hechos como este no dejan de abrir puertas a los dispositivos de autonomía propia o no tripulados.

Como hemos visto en algunas de las noticias de nuestra web, ya disponemos de drones en la lucha contra incendios. Así que no suena nada descabellado pensar que podemos tener drones intentando explorar el interior de volcanes o grutas submarinas.

astrid fernandez hemav training

Astrid Fernández

Departamento de Marketing
Hemav Training

Comparte este artículo en tus redes sociales.